martes, 8 de noviembre de 2016

Yoga para Gestionar el Insomnio y Descansar Mejor

 





Yoga para Gestionar el Insomnio y Descansar Mejor

Muchas son las personas que llegada la hora del descanso no pueden desconectar de todas las actividades del día, y durante la noche permanecen en vilo acosadas por una larga lista de preocupaciones. Esto sin duda desencadena a corto plazo en una baja de energía psico-física necesaria para estar totalmente alertas en los estados de vigilia, reduciendo nuestro potencial. 


El Yoga puede ayudarte a gestionar el insomnio y descansar mejor. Realiza esta sesión todas las noches antes de irte a dormir mientras persista la resistencia al descanso profundo y reparador.

 


Las posturas propuestas para Dormir Bien son:


#1.- Postura de la Montaña con Brazos Arriba: De pie con las piernas juntas y los brazos a los lados del cuerpo. La pelvis neutra y la columna erguida. Inhala mientras elevas los brazos por los lados hasta juntar las palmas de las manos arriba de tu cabeza. Exhala y regresa los brazos a la posición inicial. Repite de 10 a 15 veces.

#2.- Postura de la Silla: Inhalando eleva los brazos y exhalando flexiona las rodillas bajando la pelvis -como si quisieras sentarte en una silla imaginaria-. Sostén la postura final de 3 a 5 respiraciones suaves.

#3.- Postura de la Pinza: De la posición anterior. Inhala y extiende las rodillas, exhala y flexiona el torno hacia las piernas; apoyando las manos a cada lado de los pies. Sostén la posición final de 5 a 15 respiraciones.

#4.- Postura del Perro Boca Abajo: De la posición anterior. Camina con tus pies hacia atrás hasta sentir que formas una "v" invertida con tu cuerpo. Sostén la posición final de 5 a 15 respiraciones profundas.

#5.- Postura de la Esfinge: De la posición anterior. Exhalando apoya las rodillas y los antebrazos, luego la pelvis. Inhalando arquea la columna. Sostén de 3 a 5 respiraciones suaves.

#6.- Postura del Puente: Tiéndete boca arriba con los brazos a los lados del cuerpo y las palmas hacia abajo. Flexiona las rodillas y trae los pies cerca de las caderas. Inhalando eleva la pelvis, arqueando al columna y abriendo el pecho. Exhalando vuelve a la colchoneta, apoyando primero las dorsales, luego las lumbares y por último la pelvis. Repite unas 5 veces y en la quinta sostén la posición de 3 a 5 respiraciones suaves.

#7.- Postura del Niño Feliz: Tendido sobre tu espalda, observa que toda la columna esta apoyada y alineada. Trae las rodillas flexionadas al pecho y sujetate de los pies. Separa las piernas hacia los lados del cuerpo y -sin forzar- presiona suavemente los pies hacia abajo. Sostén la posición final de 5 a 10 respiraciones profundas.

#8.- Postura del Ángulo Cerrado Recostado: De la posición anterior. Apoya nuevamente los pies en el piso y exhalando libera las caderas dejando que las rodillas caigan hacia los lados; juntado las plantas de los pies. Sostén la posición unos 3 minutos respirando profundamente.

#9.- Postura del Muerto: De la posición anterior. Junta las rodillas y luego extiende las piernas. Observa que tu columna esté alineada, el mentón levemente retraído, los brazos a una distancia cómoda del cuerpo con las palmas hacia arriba, deja que los pies caigan hacia los lados. En esta posición el cuerpo no necesita utilizar ningún músculo, por eso es la mejor postura para relajar completamente el cuerpo-mente. Utiliza tu respiración para relajar parte a parte tu cuerpo. Al inhalar toma conciencia de las tensiones y al exhalar aflójalas y suéltalas. Deja ir las preocupaciones y céntrate en este momento de quietud y disfrute. Permanece en esta posición de reposo de 5 a 15 minutos.