martes, 2 de agosto de 2016

Mejor Postura para Correr

Más de 2 millones y medio de personas salen a correr al menos dos veces por semana

Son muchos los beneficios físicos y mentales derivados de la práctica de este deporte.

Que el running está de moda ya no es ninguna novedad. En la actualidad, más de 2 millones y medio de personas salen a correr al menos dos veces por semana.
Salir a correr de forma frecuente nos puede traer muchos beneficios físicos (reduce el riesgo de contraer enfermedades, mejora el sistema cardiorespiratorio, fortalece los huesos, combate la celulitis, ayuda a perder peso…) y mentales (ayuda a eliminar el estrés y la ansiedad, aumenta la autoestima…). 
Sin embargo tan importante es que hagamos ejercicio físico como que lo hagamos bien. Hoy en día,  un gran porcentaje de runners (corredores) padecen alguna lesión causada por este deporte.
Entre las lesiones más comunes destacamos:
– La Fascitis Plantar
– La Tendinosis Aquilea.
– La Bursitis.
– La Rotura Fibrilar
– La Tendinitis rotuliana
– La Condromalacia rotuliana, etc.
Muchas de estas lesiones diagnosticadas en el Servicio de Traumatología son tratadas posteriormente en el Servicio de Rehabilitación de la FHGST.
El Dr. Marcos Fernández, médico rehabilitador de la Fundación Hospital General de la Santísima Trinidad y Carolina Calabozofisioterapeuta del mismo servicio, nos hablan de las lesiones más tratadas y de algunas de las causas para prevenirlas.
 
Dr. Marcos Fernández:  
Recomendaciones de cara a reducir el riesgo de lesión:
1. Realiza un correcto calentamiento antes de empezar a correr.
2. Realiza estiramientos de toda la musculatura implicada después de terminar el ejercicio.
3. Elige unas zapatillas que se adapten a tus características (pisada, peso, uso de plantillas,…) y renuévalas cada 800-1000km.
4. Cuando sea posible, corre por superficies blandas como hierba o tierra, si tienes que correr por asfalto o aceras, aléjate de las cunetas en la medida de lo posible y corre por superficies niveladas y sin irregularidades.
5. Ten en cuenta el principio de progresión en el entrenamiento. Empieza poco a poco, aumentando distancia de forma gradual y manteniendo velocidad. Una vez hayas conseguido una buena capacidad aeróbica podrás aumentar la velocidad.
6. Respeta los periodos de descanso.
7. Realiza ejercicios de fortalecimiento muscular de la extremidad superior y tronco, así como de la extremidad inferior en general.
8. Ten muy en cuenta la higiene postural (columna recta, hombros relajados, cabeza alzada y mirada al frente, ligera inclinación anterior del tronco, etc.)
9. Asegura una buena técnica de carrera (zancada corta, no elevar demasiado las rodillas, pisada con el mediopié, mantener una ligera flexión de rodilla, braceo, etc.)
10. No olvides hidratarte antes, durante y después de correr y llevar una alimentación saludable que cubra tus necesidades energéticas diarias (5 comidas al dia es un regimen alimenticio ideal).
 
Carolina Calabozo:
Una de las lesiones más frecuentes que tratamos en el Servicio de Rehabilitación y Fisioterapía del Hospital es la fascitis plantar. Se trata de la inflamación de la fascia de la planta del pie. La fascia es un tejido fibroso y tenso que recubre a los músculos y se encuentra situada en la planta del pie, se inserta en el calcáneo y se despliega hacia los dedos. Su función es la de estabilizar el talón del pie y la de amortiguar los impactos durante la carrera.
El síntoma mas frecuente de la fascitis plantar es el dolor en el talón (calcáneo) o en la misma planta del pie. También se produce dolor a través de la palpación y al caminar de puntillas o sobre los talones. Así mismo, puede aparecer un dolor sordo en el talón, intermitente, de predominio matutino que cede con los primeros pasos de la marcha, reaparece al reanudar la marcha tras un reposo y aumenta al final del día.
El tratamiento más adecuado y que nosotros llevamos a cabo en el Hospital incluye:
  1. Masaje en la planta del pie.
  2. Estiramiento pasivo
  3. Fortalecimiento de la musculatura plantar y periférica. Aplicar hielo tres veces al día y después de la actividad deportiva.
  4. Vendaje funcional
  5. Kinesiotape
  6. Punción seca
  7. Ultrasonidos
  8. Láser
  9. Taloneras
     
En cualquier caso, siempre se recomienda la valoración por el personal especializado: médico rehabilitador, traumatólogo y fisioterapeuta para llevar a cabo un estudio de la lesión y realizar el tratamiento más óptimo y personalizado.