miércoles, 28 de diciembre de 2016

Ejercicio en la tercera edad

Ejercicio en la tercera edad

Ejercicio en la tercera edad
Es difícil precisar la edad en la que empieza el declive del cuerpo humano, más conocido como envejecimiento. La manera en que llegamos a la tercera edad, y la vitalidad con la que la afrontamos, dependen de multitud de factores como la genética, el modo de vida que hemos llevado, el tipo de trabajo desarrollado, la alimentación, etcétera.

Al llegar a esta etapa de la vida las personas pueden tener, por fin, el tiempo que antes no encontraban para realizar diversas actividades, entre ellas el ejercicio físico.

Practicar deporte es vital a cualquier edad, tanto en niños como en adultos, pero también lo es pasados los 65 años, e incluso en ancianos de mayor edad, siempre y cuando se realice tomando las debidas precauciones y escogiendo el más adecuado para cada edad y condición.
Cambios que ocurren en el cuerpo al envejecer
Nuestro cuerpo experimenta diversos cambios a medida que pasa el tiempo, que afectan de diferente manera a cada persona. Podemos observar cómo aparecen las primeras arrugas en la piel, cómo el pelo se vuelve blanco, y el peso y la morfología del cuerpo varían.

Diversos estudios han mostrado que uno de los primeros cambios que se aprecian en el cuerpo a partir de cierta edad es la falta de agilidad al moverse, debido a la disminución de la capacidad de movimiento de las articulaciones, junto con un descenso de la altura.

Otros cambios en los adultos mayores relacionados con el paso de los años son:

La pérdida de equilibrio corporal.
El cambio en la manera de caminar.
Disminución en la velocidad al andar.
Menor capacidad para levantarse rápidamente de un asiento.
Pérdida de la masa muscular.La imagen puede contener: una persona, texto