martes, 13 de septiembre de 2016

Lesiones: Simples consejos para cuidar tus rodillas



 


Cuidar tus rodillas no requiere de demasiado esfuerzo. Lo que termina dañándolas son una serie de hábitos perjudiciales que lentamente desgastan las articulaciones.

rodillas-cuidadosAl igual que para cualquier otra actividad física, al momento de encarar un entrenamiento tipo running, es importante tener en cuenta algunos factores de índole general. Como por ejemplo:
  • Condición física. Es conveniente generar una "frecuencia". Lo indicado es lograr cierta progresividad y, luego de un período de inactividad, como pueden ser las vacaciones, readaptar el cuerpo paulatinamente al entrenamiento. Los extremos no son buenos y el exceso de entrenamiento resulta muy negativo.
  • Adecuada alimentación e hidratación. La insuficiencia de cualquiera de ellas predispone a sufrir lesiones musculares, tendinosas o articulares.
  • Suficientes horas de descanso. El sueño es fundamental para cargar energía, y exigir al cuerpo cuando ésta se encuentran baja, favorece la aparición de lesiones.
  • Técnica. Es sumamente importante realizar esta actividad con buena técnica, un buen recurso es filmarse para examinarla y corregir los errores.
  • Elongación y entrada en calor. Preparar el cuerpo para realizar la actividad es con ejercicios básicos que fortalezcan todos os grupos musculares, como cuádriceps, isquiotibiales, abdominales, gemelos, etc., es lo ideal.
  • Elección de una buena superficie. Lo ideal es elegir una base de apoyo preferentemente plana. Realizar esta actividad en una superficie que presente pendientes o desniveles, produce que uno de los miembros inferiores se desenvuelva como si existiera una diferencia de longitud, repercutiendo perjudicialmente en el equilibrio de todas las articulaciones.

Lo que no debés hacer:

  • Discontinuar la actividad. No hay que dejar de entrenar por períodos prolongados y retomar.
  • Realizar la actividad con calzado improvisado.
  • Salir a entrenar y someterte a grandes esfuerzos sin respetar las horas mínimas de sueño
  • Excederte con la intensidad y/o frecuencia del entrenamiento, sobrecargando volúmenes o acumulación de esfuerzos
  • Correr en superficies inclinadas, con pendiente lateral (banquinas, orilla del mar, por ejemplo)

Lo que debés hacer:

  • Realizá un control médico que conste de: análisis de rutina, electrocardiograma, ergometría de esfuerzo, y ecocardiograma si la historia clínica del paciente lo amerita. Esto incluye la edad, peso, y los antecedentes familiares.
  • Realizá calentamiento antes de iniciar la actividad.
  • Tener un estado óptimo de elongación, al menos en los grupos musculares del tren inferior.
  • Hidratarte adecuadamente.
  • Informarte sobre técnicas de running y estar en consciencia de ellas al realizar la actividad .

Sobre el autor:

Ricardo F. Soto
MN 90217
Especialista en ortopedia, traumatología y medicina del deporte del Sanatorio Modelo de Caseros
Cirujano de rodilla
www.sanatoriomodelo.com.ar