martes, 20 de junio de 2017

¿Tienes un Antojo?

Los antojos son un apetito especial que se caracterizan porque no se satisfacen con un sustituto, son urgentes, no admiten postergación y producen una satisfacción especial. ¿Por qué tenemos antojos?
Aunque tienen un componente psicológico e indican una necesidad de mayor atención, los antojos con frecuencia son consecuencia de un déficit nutricional, por lo que el organismo se encarga de reclamarlo mediante esta especie de capricho.
Es el caso de la demanda de sodio, ya que durante el embarazo aumenta el volumen de sangre de la mujer. Esta circunstancia la lleva a pedir alimentos ricos en sal, como escabeches.
Riesgos de los antojos
Los antojos no son perjudiciales para la embarazada, siempre que vigile el valor calórico de los alimentos que le apetecen y que no ponga en peligro sus necesidades nutricionales. Es un mito carente de cualquier fundamento creer que un antojo no satisfecho quedará marcado sobre la piel del bebé en forma de mancha o lunar.
¿Hay que tratarlos?
Exceptuando algunos casos en los que la futura madre debe someterse a una dieta estricta, no hay razón para privarse de esas comidas que los demás, e incluso la propia embarazada, interpretan como antojos. Eso sí, con moderación y controlando estrictamente la balanza nutricional.