lunes, 18 de julio de 2016

Los beneficios de salir a correr en pareja

 



¿Sabes que salir a correr con tu pareja puede ayudar a fortalecer tu relación? No es ciencia ficción ni nos estamos dejando llevar por la "fiebre de los enamorados". Es la principal conclusión de un estudio elaborado por Rexona, cada vez más implicada en fomentar el deporte. La popular marca de desodorantes ha realizado esta investigación para analizar cómo influye en tu relación salir a correr junto a tu pareja. Lo más curioso es que el análisis, liderado por el psicólogo deportivo Oliver Martínez, concluye que el running puede ser una buena herramienta para fortalecer las relaciones interpersonales entre parejas:

"Poner en común objetivos, retos y motivaciones en el entrenamiento ayudará de una manera decisiva a fomentar la comunicación y empatía entre los dos miembros de la pareja, fortaleciendo así la relación", comenta Martínez.

Eso sí, el beneficio de salir a correr con tu novio, novia, marido, mujer o amante, (aquí cada deportista que marque lo que proceda), será posible siempre y cuando se tengan en cuenta una serie de claves para fortalecer la empatía y no la discordia. Nada de "piques" absurdos o de resentemiento por un "cambio de ritmo precipitado". Tengamos claro que el objetivo es reforzar vínculos. Y para eso debemos tener en cuenta 4 puntos clave:  - Las motivaciones de cada uno mejorarán la empatía de la pareja: si los retos que se quieren afrontar se diferencian mucho el uno del otro, se puede salir a correr igualmente pero planificando sesiones conjuntas y otras separadas o bien calentando juntos y haciendo el recorrido por separado.

Consejo Sport Life: Seamos claros, no vale eso de "como yo me estoy preparando una media maratón, a partir de ahora todas las semanas tenemos un 10.000". Esta clase de órdenes y extremismos pueden ser la táctica perfecta si lo que quieres es volver a tu dorada soltería, tanto en la vida como en lo deportivo.  - Motivación mutua: aquel que lleve un ritmo más alto puede motivar al otro explicándole estrategias para ayudarle a mejorar en su entrenamiento (siempre teniendo en cuenta no herir susceptibilidades). - No competir si las capacidades no son similares: se deben conocer las limitaciones de cada uno y no hay que competir entre ambos si nuestro nivel y capacidad física es muy distinto. Lo único que conseguiremos es frustrar al otro. También, se puede dar el caso en que se llegue a un acuerdo para lograr que cada uno se ponga a prueba al intentar vencer al otro.

Consejo Sport Life: mucho cuidado con los piques, pueden ser muy poco saludables si alguno de los dos (o los dos) os tomáis muy a pecho eso de perder, no soportáis los "adelantamientos" o directamente os jactáis de no conocer lo que significa "derrota".  - Objetivos comunes: hay personas a las que les gusta hablar mientras corren, a otras les gusta escuchar música o bien concentrarse en sus pensamientos. Antes de salir a correr deben quedar claras cuáles son las reglas entre ambos de cara al entrenamiento.

Consejo Sport Life: si uno quiere cambios de ritmo e intensidad y el otro se aburre mortalmente si durante el entreno no hay conversación, combinad sesiones de entrenamiento suaves con otras de trabajo anaeróbico, avisando con antelación de que "hoy toca correr de verdad". No podrá decir que no lo avisamos. Básicamente, si se siguen estos principios básicos salir a correr en pareja puede darle variedad a unas sesiones de running en las que además nuestra relación sale reforzada. Ganaremos en empatía con el otro mientras ponemos a punto también nuestras piernas.  Así que ya sabes, ya tienes algo más que añadirle al temido, odiado y anhelado a partes iguales 14 de febrero. ¿Salimos a rodar juntos? ¡Que mejor proposición que esa!